Audaces - Improve your design

Design de moda com foco em resultados para seu negócio

20/02/2018

Descubra cómo se hace teñido natural en los Andes

Lucía Andrea Vinatea Barberena
Diseñadora, antropóloga y empresaria de moda

 

En 2009, trabajé cerca de un año en Cuzco, en Perú, con comunidades andinas nativas que producen textiles finísimos con fibra de alpaca, llama y oveja. En este proceso se emplean conocimientos ancestrales en lo que respecta a los patrones geométricos, a los telares y, por supuesto, al proceso de teñido.

tenido-natural-andes-audaces-figura1

Trabajando con los artesanos de la comunidad de Huacatinco, en Cusco, Perú. Fuente: Acervo Personal

 

Plantas verdes

A primera vista, todas las plantas son verdes, Kinsakucho, molle, eucalipto, chilca… Pero es en una olla, que la magia sucede. Las señoras andinas, conocidas como “mamitas” dominan las técnicas de teñido y producen una gama infinita de colores, desde los más vibrantes hasta tenues como los tonos pasteles.

Cada planta tiene diferentes propiedades: de algunas se utilizan las hojas, de otras el tallo o la raíz. También pueden entrar en la ecuación líquenes e insectos (cochinilla). Existe, inclusive, una raíz saponácea, que se usa para lavar las fibras. Es algo increíble de ver: hasta hace espuma, igual a un detergente de ropa.

tenido-natural-andes-audaces-figura2

Plantas y colores. Fuente: 7continents1passport.com

 

tenido-natural-andes-audaces-figura3

“Mamita” tiñendo lana de alpaca en la comunidad de Pitukisca, en Cusco, Perú. Fuente: Acervo Personal

 

Habemus pipi

Y para fijar los colores… Nada más y nada menos que pipi de hombres menores de 15 años. Pero ¿por qué? Simple: la orina masculina tiene mayor concentración de ácido úrico, que funciona perfectamente en el momento de fijar los colorantes en las fibras. Y debe ser menor de 15 años porque los mayores pueden consumir alcohol y eso alteraría el PH de la orina, en consecuencia dañaría la eficacia en la fijación de los colores.

tenido-natural-andes-audaces-figura4

Manneken Pis, símbolo de Bruxelas. Fuente: lostraveleros.com

 

Chincheros

Quien quisiera conocer de cerca el proceso de teñido, en la ciudad de Chinchero, cerca de la ciudad del Cuzco, Perú, existen varios centros textiles donde se realizan demostraciones del proceso de teñido y tejido en telares andinos. También es posible adquirir lana teñida naturalmente y diversos productos textiles.

tenido-natural-andes-audaces-figura5

Tejedoras y tejedores de Chinchero. Fuente: go2peru.com

 

Nilda Callañaupa

Nilda Callañaupa escribió un libro maravilloso llamado “Weaving in the Peruvian Highlands: Dreaming Patterns, Weaving Memories”. La autora es una artesana de Chincheros cuyo trabajo ha sido importantísimo por fortalecer y empoderar la actividad textil nativa de los Andes y también por impedir que las técnicas textiles ancestrales caigan en el olvido. Queda la recomendación de visitar su tienda llamada “Centro de Textiles Tradicionales”, ubicada en la Av. Sol, 603, en la ciudad del Cusco, Perú.

 

tenido-natural-andes-audaces-figura6

Tapa del libro “Weaving in the Peruvian Highlands: Dreaming Patterns, Weaving Memories”. Fuente: amazon.com

.

De los Andes para la ciudad

Los empresarios Alfredo Herrera y Marta Barberena, de Lima, Perú, han desarrollado un colorante a partir del camote (boniato) morado, que puede ser usado tanto en la industria textil como en productos alimenticios. Esta raíz tuberosa, produce colores en tonos de rojo, que tranquilamente puede remplazar el carmín de cochinilla.

 

tenido-natural-andes-audaces-figura7

Colorante de camote morado. Fuente: Acervo Personal

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Você também pode gostar de ler:

11/09/2018

Cómo el análisis de datos puede ayudar a desarrollar una colección

Escrito por Audaces

28/08/2018

¿Qué es la logística inversa y cuáles marcas la están utilizando?

Escrito por Audaces

23/08/2018

Modelaje de ropas: cómo la multi solución Audaces 360 contribuye para el trabajo del modelista

Escrito por Audaces