Planeamiento y control de la producción en confecciones

Garantizar que los recursos productivos se encuentren disponibles en las cantidades, en el momento y en los  niveles de calidad adecuados, son algunos de los principales objetivos del sector de Planeamiento y Control de la Producción (PCP) de una empresa de confecciones o cualquier otro ramo. Este sector, responsable por hacer el enlace entre los sectores estratégico, táctico y operacional, también coordina el planeamiento estratégico    de la empresa con las actividades desempeñadas a diario en la fábrica.  

Cuando se desarrolla de forma correcta, el PCP trae una serie de resultados positivos, tales como, altos índices de productividad, calidad en sus productos, menores índices de fallos, menores costos de producción, entre otros.

En la  wiki del Instituto Federal de Santa Catarina encontramos la siguiente definición:
https://wiki.ifsc.edu.br/mediawiki/images/b/b0/Apostila_de_Costura.pdf

[…] el PCP puede ser definido como un medio, un apoyo para que los sectores de producción y compras cumplan sus objetivos de acuerdo con las ventas. Es un apoyo de coordinación y no un apoyo especializado. El PCP necesita entender de todo un poco y estar presente en casi todos los problemas de la empresa. Su enfoque es global.

Este es el sector que dirige y controla el suministro de material y los procesos de la fábrica. De modo que los productos especializados, sean fabricados por métodos preestablecidos para así lograr un programa de ventas comprobado; esas actividades se llevan a cabo de forma tal que los recursos humanos, instalaciones industriales y capitales disponibles sean usados con máxima ventaja.

En el folleto elaborado para el curso técnico de Moda y Estilo, http://www.ararangua.ifsc.edu.br/site/  el Planeamiento y Control de Producción se puede comparar con el sistema nervioso del cuerpo humano. En el sector de confecciones su objetivo final es la organización del abastecimiento, el movimiento de recursos humanos, utilización de las máquinas y actividades relacionadas, con el fin de lograr los resultados deseados de producción, en términos de calidad, cantidad y tiempo.

Entre los requisitos indispensables para el PCP en confecciones, cabe destacar el conocimiento detallado del producto terminado (su constitución, cómo y dónde se produce), de la secuencia de producción, de la existencia de facilidades industriales y recursos financieros compatibles con el programa de ventas, además de la planificación, de la capacidad productiva.

Según el documento anterior, existen tres tipos de PCP, que pueden ser utilizados en diferentes enfoques de la producción:

  • PCP por flujo: para producción  continua;
  • PCP por orden: para producción intermitente;
  • PCP para proyectos especiales: para producción de pedido de productos fuera de línea.

Fuente: Instituto Federal de Santa Catarina/Unidade Araranguá

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *