Internet de las Cosas aplicada a la industria de confecciones

Algunos conceptos que solamente eran vistos en la serie animada Los Supersónicos están poco a poco dejando de ser ficción para volverse realidad. Es el caso de las funcionalidades permitidas por la Internet de las Cosas (IoT- sigla en inglés), nueva tendencia tecnológica que consiste en máquinas y objetos cada vez más inteligentes, autónomos, conectados entre sí  y que interactúan con nuestro mundo, para facilitar el día a día de todos.

El concepto de Internet de las Cosas comenzó a ser acuñada a inicios del año 2000 y hoy pasó a ser llamada como la “tercera revolución de la internet”, y parte fundamental de la cuarta revolución de la industria.

“Primero tuvimos los mainframes compartidos por varias personas. Estamos [hoy] en la era de la computación personal, con personas y máquinas que no se reconocen una a la otra. Enseguida viene la comunicación ubicua, la era de la tecnología de la calma cuando la tecnología se ubica como plano de fondo de nuestras vidas”, explica el investigador en Ciencias de la Computación, Mark Weiser.

Ya   pudimos ver  algunos ejemplos de este concepto de interacción  con el google glass, también con los refrigeradores inteligentes que hacen la lista de artículos faltantes y solicitan los pedidos al supermercado de forma autónoma, que tienen control de temperatura e iluminación de acuerdo con las preferencias  de cada persona, con los coches que permiten cambio de configuraciones dependiendo de quien esté sentado en él, entre otras tantas opciones.

Y la tendencia es que la Internet de las Cosas se difunda a una gran velocidad en los próximos años. Según Michael Nelson, profesor de la Universidad de Georgetown, hasta la próxima década habrá más de 100 mil millones de objetos conectados a la internet.

¿Qué puede hacer la Internet de las Cosas (IoT) por la industria de  confecciones?

La IoT traería, por encima de todo,  productividad, agilidad, versatilidad y flexibilización a la industria de las confecciones. En ejemplos prácticos, la IoT podría tratarse de una máquina que informa el momento en que se necesita cambiar algún insumo (avíos, navajas, piezas desgastadas) y hacer  el pedido de nuevas piezas de forma automática a sus proveedores. O una máquina que pueda hacer una comunicación proactiva de información a su respecto, como tiempo de uso, productividad, acercamiento de metas y que ofrezca insights  sobre cómo puede ser optimizado su potencial.

Otra posibilidad que surge es una máquina que tenga la capacidad de  realizar cruzamiento de datos sobre el stock, que informe el desgaste de materiales y optimice de almacenamiento. En fin, la posibilidad de  interconexión entre diversas maquinarias y automatización de toda la línea de producción de una empresa de confecciones.

Precisamente ese es el camino que Audaces está recorriendo. Después de un periodo de investigaciones, Audaces formó un equipo en 2014 para dar vida a la Internet de las Cosas en el mundo de la moda. El primer objeto de trabajo fue la máquina de corte automática Audaces Neocut, responsable por el corte de diversos tipos de telas y materiales.

“La industria de la moda necesita mecanismos que garanticen la entrega eficiente de las prendas producidas cada día dentro de las fabricas. La idea de comenzar por la Audaces Neocut se debió a la importancia que ésta máquina de corte tiene dentro de la etapa productiva de una confección, donde un problema de uso o falla de insumos puede causar un cuello de botella y entorpecer el rendimiento y productividad de la empresa en su conjunto”. Afirma André Pavilionis, ingeniero de Audaces.

Audaces Neocut hace parte de un selecto grupo de máquinas del proceso productivo de la moda, que utiliza de forma inteligente la tecnología de IoT y que está preparada para asumir un lugar destacado en la industria 4.0.

La premisa de la IoT es conectar máquinas inteligentes a la internet que  ayuden en la gestión y  productividad de las confecciones.

Entre  los tantos beneficios que presenta, están la producción de informes completos, con tiempos de productividad, tiempos de ociosidad, eficiencia de la máquina, número de prendas cortadas, comparativos de las metas, entre otros. Uno de los diferenciales es que al surgir un problema productivo de cualquier especie la máquina logra identificarlo y encaminar una notificación proactiva al gestor responsable para que tome las providencias necesarias. Y también al sector de Mantenimiento correctivo y preventivo de Audaces para que  la solución se suministre rápidamente.

“La actualización del parque industrial de las confecciones con la adopción de máquinas inteligentes es un camino sin retorno. La Industria 4.0 exige que las máquinas estén siempre un paso adelante, indicando soluciones y mejorías en los procesos”, resume Jorge de Paula, Director de Marketing de Audaces.

See now, buy now

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *